Las parejas se afirman en el propósito de Dios

Hoy estamos aquí para ver las grandes maravillas del Señor en las parejas” Con esta declaración poderosa, el padre Javier Riveros dio inicio al encuentro más esperado por todas las parejas, casadas o en proyecto de formar un hogar según el propósito de Dios, novios y todas aquellas personas que buscan conocer la Voluntad del Señor para sus vidas en el ámbito sentimental.

Después de un tiempo en donde el padre Riveros nos guio en oración invitando al Espíritu Santo a ser el Renovador de nuestras vidas y de nuestras relaciones, se dio inicio al evento con la intervención de la doctora Elizabeth Guerra, sicóloga especialista en temas de pareja y familia, quien a través de su vocación profesional comunica el mensaje del Señor, siendo instrumento en el fortalecimiento del núcleo de la sociedad.

Con el tema Y Dios soñó la pareja, la dra. Elizabeth Guerra, nos habló sobre el propósito divino del matrimonio, un tema de vital importancia en una sociedad en donde pareciera que el matrimonio estuviera “en vía de extinción”. “Dios soñó el matrimonio, esta institución nació de su Corazón (Génesis 2;18), con esta premisa la dra. Elizabeth nos compartió una serie de pasos con los que nos muestra por qué es Dios el artífice de tan importante unión. Lo primero es, que el sueño de Dios es bueno, grato y perfecto y toda relación que se basa en la Voluntad de Dios, “de ella brota la bondad, todo lo que es agradable” nos dice la dra. Guerra. El segundo aspecto está relacionado con la renuncia, la entrega y el sacrificio. El matrimonio implica tener valor y esfuerzo porque es la unión de dos mundos que hacen una alianza para crecer como un solo cuerpo. El tercer aspecto, y muy importante es: El matrimonio es un sueño de unidad que requiere de dos, es decir, implica soltar para agarrar” Esto es, dejar tu familia para constituir una nueva conforme al plan de Dios para los dos. La emancipación es vital dentro del ciclo familiar, esto es, establecer a nuestra pareja como prioridad, después de Dios, ella o él. El matrimonio es un ejercicio de entrega mutua, total e incondicional. Es un sueño de vida que genera vida, este es el cuarto aspecto. El matrimonio es dador de vida, y no solo cuando se engendra una nueva sino que revitaliza las vidas de los conyugues, les hace crecer y florecer. Pero el punto más importante es permitir que el Señor entre en nuestro matrimonio y haga realidad su sueño en nosotros. Para finalizar, la dra. Elizabeth ministró a las parejas a través de un ejercicio de mirar al otro más allá de sus ojos, llevándolos a recordar qué les unió y a soñar de la Mano de Dios, porque “nada nos será imposible”

Sin perder esa comunión, desde México, el padre Ángel Espinosa de los Monteros, nos compartió una charla titulada La Felicidad sobre la Roca firme que es Cristo. ¿Qué significa felicidad? En la vida podemos experimentar momentos de alegría, de satisfacción; la felicidad varia de persona a persona. “La felicidad es objetiva y subjetiva” afirma el padre Espinosa. La felicidad subjetiva es aquella que se da de manera individual, es decir, lo que hace feliz a unos no lo es a otros y viceversa. Desde mucho tiempo atrás, la felicidad ha sido definida por distintas corrientes filosóficas, pero la biblia declara que “felices los perseguidos por causa de la justicia. Somos felices cuando hacemos la Voluntad de Dios y es por hacer esa Voluntad que el mundo nos rechaza y nos persigue. Hacer felices a los demás y que nosotros seamos felices con ello, es la felicidad objetiva. Pero ¿en dónde hay infelicidad? en la mentira, el odio, el engaño, la venganza, la violencia, la actitud humillante; una persona que dice que es feliz pero que tiene alguna de estas conductas en su vida, está mintiendo. Otro espejismo de felicidad son las alegrías inmediatas, aquellas circunstancias que dan gozo en el momento. La compra de una casa da alegría, un matrimonio estable da felicidad. En cambio, tener una razón en la vida, es motivo de felicidad. Formar un matrimonio y una familia se cataloga como la felicidad plena, siempre y cuando Dios sea el centro y fundamento de ella. Fundamentemos nuestra felicidad en Cristo, hagámoslo el Centro de todo, solo entonces veremos y experimentaremos la felicidad en todo. “hagan todo el bien que puedan, en la bondad está la felicidad ´porque Cristo es la bondad” concluye el padre Espinosa de los Monteros.

El primer invitado musical, el dominicano Jorge Morel abrió su participación con una canción de Juan Luis Guerra, dedicada a la pareja, el inicio de toda familia. Luego, con una canción propia, muy conocida Bajo el mismo cielo, nos compartió acerca del respeto en pareja y hacia la pareja, la importancia de sentir admiración por él o ella, y claro, hacérselo saber. Pero lo más importante es sanar, no podemos tener una relación sana si nuestro corazón no lo está. “Encontrémonos con Jesús, con la seguridad que Él quiere sanarnos” Finaliza el cantante dominicano.

Con la lectura del capítulo 2 del libro del Genesis, el padre Javier Riveros, sacerdote eudista y director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá y Medellín, nos introdujo en el tema El amor de pareja en el propósito de Dios.  El deseo como pareja es que nuestra relación crezca y para eso debe estar bajo el propósito de Dios.“El Amor de pareja es como una construcción y como tal debe levantarse sobre sólidos cimientos para que esté firme a través del tiempo” nos dice el @padreriveros. Todo proyecto que emprendamos sea individual o grupal debe fundamentarse en la Roca que es Cristo. Una relación de pareja sólida es el resultado de un fundamento sólido. A veces caemos en el error de tratar de construir sobre el dinero, sobre la satisfacción personal o sobre intereses propios; si persistimos en dar este fundamento a nuestra relación, cuando soplen los vientos del desanimo, la desilusión o la crisis, con seguridad nuestra relación se desplomará irremediablemente. En su enseñanza, el padre Javier nos dio algunos detalles que suman, que traen calidad a la relación de pareja. El hombre es un ser creado para convivir en comunidad y es esa comunión la que le permite soñar, pero si queremos que nuestros sueños se hagan realidad es necesario soñarlos en Dios, es necesario dejarlo actuar como Él quiere. Dios transforma constantemente a los individuos y los moldea de acuerdo con Jesucristo, “siempre hay la posibilidad de renovarnos porque Dios siempre está trabajando” afirma el padre Riveros. Para mejorar nuestra relación de pareja es importante renunciar a aquellas cosas y actitudes que lastiman o que no nos dejan crecer y tener una relación de calidad. Esta renuncia no es para pérdida, este tipo de renuncia es ganancia, porque no solo es para agradar a nuestra pareja sino también a Dios. El matrimonio implica que sea una carga compartida, y para superar las pruebas es necesario cruzar juntos esa carga. El amor todo lo soporta pero no se trata de aguantar malos tratos, a ofender o herir, ese no es el “aguante” al que se refiriere el apóstol. El amor real soporta enfermedades, tribulaciones y crisis pero se soporta entre dos, porque si una cae, el otro lo levanta. Y lo más importante, orar, una pareja que ora unida construye su relación sobre terrero firme y depositan su confianza en Dios. Una relación de calidad es una relación de bendición.

Ha sido un encuentro edificante, pero no se podía cerrar sin una palabra especial para aquellas parejas jóvenes, y que mejor que desde la experiencia de una pareja joven como el ministerio Ecos de Medellín. Kelly y Dany compartieron con todos los participantes su testimonio de cómo su relación comenzó con una admiración mutua y una amistad muy ligada a la comunidad Minuto de Dios en Medellín. El Señor utilizó su música para ministrar a las parejas y con su mensaje afirmarles que no están solos y que Él tiene un propósito con cada pareja en particular. Dios estará siempre en medio de cada pareja que le invite a morar en ellos. Las crisis nunca se irán pero con Dios podemos crecer en medio de ellas y ser instrumento para tocar otras parejas que estén pasando por esa crisis, ser esa luz para ellos.

Este encuentro puso un antes y un después para muchas parejas. Dios no se ha olvidado de sus hijos, conoce sus dificultades como personas y como comunidad; por eso, permite estos tiempos de restauración para sanar las heridas del alma, para fortalecer las parejas y para sacar de ellos matrimonios resistentes y resilientes capaces de enfrentarlo todo porque Dios es su Roca firme.

No te pierdas nuestros próximos eventos. Dios quiere hablar a tu vida y sacar de ti lo mejor. El Señor quiere mostrar al mundo la mejor versión de ti, porque el Señor es el Constructor de todo.

Compartir
Entradas relacionadas
4 comentarios
  1. María del Socorro Rodríguez

    Buenas noches quiero comentar q mi esposo y yo nos inscribimos para el congreso de parejas ,pero fue imposible la conexión xq la página estaba colapsada,x favor quiero saber a dónde me dirijo para q nos devuelvan la plata, gracias

    • JohnHern@ndez

      Buen día, te escribiremos al correo electrónico para las instrucciones. Bendiciones.

  2. Alba Mary Cano

    Buenos días. También tuve problemas de conestividad y no pude acceder al encuentro de parejas. Mi inquietud es si puedo de alguna manera acceder a memorias o algo así. De verdad, estoy muy interesada en poder acceder quedó atenta. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *