Mateo 16, 21-27: ¡Sígueme!