Lucas 7, 36-50: La muda elocuencia del amor

Compartir
1 comentario
  1. Patricia

    Me llama la atención, que una mujer a parte de su madre Maria, haya lavado los pies de Jesús, y antes de que en la ultima cena Jesus lo haciere con sus discípulos .
    Esta mujer seguramente tuvo un encuentro tan profundo con Jesus, que se sintió tan amada que quiso expresarle su amor derramandole sus lagrimas, su historia, representada en este frasco, convertido en perfume una vez que Jesús transformó su vida. Que testimonio y amor mas grande de esta mujer.

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *