Lucas 6, 39-42: ¿Puede un ciego guiar a otro ciego?