El minero

El minero va todos los días en silencio. A nadie ama, en nadie piensa, sino sólo en su propia mina de oro, en su mina de esperanzas. Su abuelo le aseguró que la veta era opulenta y su padre se lo juró también: Pero había que trabajarla. Quizá a los cien metros, tal vez a…

Leer más
Compartir