Reflexión de Monseñor Willie Peña.