Reflexión del Padre José Gregorio Rodríguez.