El tercer día de Radiominutón 2016 inició con una mañana radiante, en la que las familias se reunieron este día de descanso para realizar aeróbicos espirituales y recibir el mensaje de la eucaristía dominical presidida por el padre Diego Jaramillo, presidente de la Organización Minuto de Dios.

Comúnmente se realiza la eucaristía en el Teatro, pero se decidió tener este espacio en la Plaza de Banderas para compartir con todos los asistentes a esta gran fiesta de poder y renovación en el Espíritu.

El padre Diego hizo un llamado a compartir la alegría de Dios no sólo con la música y sino también con un momento de silencio y recogimiento en la lectura de la palabra, como una fuerza sembrada en el corazón.

El evangelio fue San Lucas 16, 10 – 13, que muestra el poder y soberanía de Dios, quien está encima de todo e inclusive de las riquezas, porque si el hombre es fiel en lo poco, Dios le dará más “Él nos ha confiado todo, nos ha dado una familia, educación, un techo y muchas posibilidades para salir adelante”.

Como hijos hay que levantar las manos para alabar al Señor y suplicarle bendiciones constantemente porque enorme es su fidelidad. “Tenemos que ser fieles en lo pequeño y agradecerle a Dios porque hemos gozado de su protección”. En medio de un sol radiante y tantas sombrillas abiertas, el padre Diego  las relacionó con el cuidado y protección constante de Dios.

El padre Diego hizo un llamado a sembrar el  amor por el prójimo, porque el ser humano es envidioso, no está conforme con lo que tiene y siempre está pidiendo más. “Debemos pensar en los de abajo y en aquel que carece de lo que nosotros tenemos”

El que es fiel a lo que el Señor le dio va a recibir mayores cosas. Dios no falla sino que al contrario da múltiples bendiciones, así que el llamado es tener una sonrisa amable y alegrarse en las cosas pequeñas.

Finalmente el presidente de la Organización del Minuto de Dios agradeció a Dios por la radio. Recordó la historia del padre Rafael para adquirir los equipos, junto al señor Guillermo Castellanos, quién no solo colaboró con su compra sino también ayudo a la instalación de la torre en Monserrate. También se exaltó la labor del padre Arturo Echeverry, quien empezó a realizar los primeros programas.

Finalmente se hizo una oración especial por quienes laboran en la emisora, suplicándole al Señor bendiciones así sean pequeñas, así en dinero todos sean generosos, en necesario entender que se puede orar y pedir bendición por quienes trabajan en la emisora. “Queremos serte fieles Señor y saber que nos vas a confiar muchas más cosas”.

[youtube]oMAgmzkwx8A[/youtube]