Reflexión del Padre Dario Betancourt.