Reflexión de María de Sangiovany.