Somos liberados de las maldades satánicas.