Permitir que el perdón sane nuestras relaciones y nuestro corazón.