Reflexión del Padre Cornelio Pfeifer.