Abraham, el padre de la fe, nos enseñó a creer con los ojos cerrados, por el amor que debemos sentir hacia nuestros prójimo.