Reflexión del Padre Salomón Bravo.