Si ya viste el video, te diste cuenta que la respuesta más acertada y más común es que es el nacimiento de Jesús en nuestra vida, en nuestro corazón, en nuestra familia. Y sin duda ese es el centro de esta fiesta, permitirle a Jesús un lugar en nuestra cotidianidad, en medio del afán y la falta de tiempo que en ocasiones nos consume.

Diciembre en general es el mes del ambiente especial, lleno de mucha luz, color y amor, un espacio totalmente diferente que nos invita al encuentro, a expresar el cariño hacía los demás.

También es un mes de reflexión, pues es el último del año, lo que involucra un examen juicioso de lo que fue y lo que hicimos, de ver el actuar de Dios en nuestra vida. Diciembre es sentimientos encontrados; por un lado la gratitud con Dios, con la familia, con los seres amados y por otro las ausencias, los vacíos que deja para algunos este año, el recordar a esas personas importantes que partieron para la gloria de Dios, y que su ausencia aún nos duele.

Que le demos la oportunidad a Jesús de nacer en nuestro corazón, es dar espacio a la caridad, es entender que en medio de las luces, del amor y la felicidad, también está la soledad, la pobreza, el dolor  y hay muchas personas sumergidas en ello, esperando quizás una mano amiga, un abrazo, una sonrisa. Un rostro que les muestre ese amor majestuoso, infinito de Dios, que no abandona, que te seca las lágrimas y que te da nuevas fuerzas para todos los días poder continuar.

¡Qué linda es la navidad!, vivir en familia el amor de Dios manifestado en nuestros seres amados, en los niños con una hermosa sonrisa al ver sus regalos, al ver sus papás unidos. Pero es aún más linda, cuando también vemos el amor de Dios en esos rostros tristes, sin esperanzas.

La invitación hoy es que nos demos la oportunidad de dejarnos sorprender de Jesús a través de las personas que no aman navidad, que la vida les ha tratado tan duro, que hasta de Dios se olvidaron. Permite que Dios te tome de instrumento para llegar a esas personas. Incluso  Él podría sorprenderte… cuando tú pienses que les estás ayudando, les estas dando un mensaje a esa persona, puedes ser tú el que más aprenda, puedes tú llevarte la mayor lección de todas aquellas personas a las que les extiendas la mano.