Reflexión del Padre Alberto Linero.