Esta enseñanza está basada en la primera carta del apóstol San Juan, el gran mensaje que nos regala el Nuevo Testamento es el Amor, y que este no es un amor cualquiera, sino que proviene de Dios, la gran diferencia entre Dios y nosotros, es que podemos hacer otras cosas diferentes al amor, en cambio Dios es siempre Amor.