Esta reflexión se inicia meditando el salmo 50, para meditar sobre la reconciliación y el perdón como preparación a lo que sería un eventual proceso de paz en Colombia, pero no ha sido nada fácil ya que los seres humanos normalmente presentamos diversidad de opinión y pensamiento frente a esto, convirtiéndonos en obstáculos para el perdón y la paz…