Esta enseñanza dirigida a los jóvenes que se encuentran en la etapa del noviazgo, se reflexionará sobre la intimidad y las relaciones sexuales, apoyándose en un texto en la primera carta a los Corintios en el capítulo 6, a partir del versículo 18, aquí el apóstol Pablo, hace referencia a la fornicación, desde la perspectiva que implica que nuestro cuerpo es templo de Dios, por lo tanto es atentar contra él, si nos dejamos llevar por las pasiones.