El Papa Francisco presidió la liturgia en el centro de cumplimiento de menores de Pacora en Panamá, allí, con los jóvenes privados de la libertad, compartió un espacio de reflexión donde les explicó que existen dos miradas que se contraponen “la de Jesús y la de los doctores de la ley. La segunda, es una mirada estéril, infecunda, la de la murmuración y el chisme, que siempre está hablando mal de los otros y la otra, que es la que invita a la transformación y a la conversión, es mirada es la del Señor”.

Así, el Pontífice pidió a su vez, evitar que la polilla del “no puedo” se coma nuestras vidas pues “el chismoso, el que separa, no sabe hacer fiesta, pues tienen el corazón amargado; crear vínculos y hacer fiesta, es lo que hace Jesús y de esta manera rompe con otra murmuración nada fácil de detectar y que taladra los sueños porque repite como un susurro continuo: “no vas a poder”. ¿Cuántas veces ustedes la han sentido? “No vas a poder”. Cuidado ¿Eh? Cuidado, eso es como la polilla, que te va comiendo por dentro. Cuando vos sentís “no voy a poder” date un cachetazo, di “sí voy a poder y te lo voy a demostrar”. Es el cuchicheo interior, el chisme interior que aparece en quien habiendo llorado su pecado y consciente de su error, no cree que pueda cambiar”.

Finalizó su discurso, invitando a los jóvenes a seguir en búsqueda del cambio, les dijo: “peleen por buscar y encontrar los caminos de transformación e inserción, esto el Señor lo bendice lo sostiene y lo acompaña. Todos podemos experimentar la mirada del Señor, que no mira un adjetivo nunca, mira un nombre, mira a los ojos, mira el corazón, no mira un rostro, ni una condena, mira hijos.”

El segundo día del Papa Francisco en Panamá traerá grandes enseñanzas, especialmente en el vía crucis que vivirán los jóvenes a las 5:30 pm en el Campo Santa María la Antigua.

DESCARGA AQUÍ EL MENSAJE DEL PAPA PARA LAS PERSONAS PRIVADAS DE LA LIBERTAD