Las puertas del hombre

 A los seres humanos Dios nos abrió varias puertas, por medio de nuestro Señor Jesucristo, que es la verdadera clave

La puerta de la vida

Nadie escoge nacer. Hace cien años éramos nada, oscuridad y vacío. Pero Dios nos abrió la puerta de la vida. Nos permitió pasar a la existencia, y todo por pura misericordia suya. Dios mío, por tu poder y bondad infinita, me sacaste de la nada y me creaste a tu imagen y semejanza, te doy gracias por haberme dado la vida y el ser (San Juan Eudes, OC  VIII, 709-710). Habiendo quedado encinta mi madre, volvió en peregrinación con mi padre a dicha capilla, en la que me ofrecieron y consagraron a nuestro Señor (San Juan Eudes, OE 643).

Leer más
Compartir

La soledad

Cuando era niña, escuche tantas veces hablar de la soledad como algo terrible. Casi como una maldición que le había caído a mi pobre tía clarita, por ejemplo. Solterona de la época y pobreteada por todos, precisamente por estar sola. Triste, enfermiza que sufría de fuertes dolores de cabeza; se quejaba por todo y todo…

Leer más
Compartir

“Yo sé Señor que te tengo a ti y aunque no tenga nada contigo lo tengo todo” p. Linero

“Tenemos dificultades, necesidades y problemas, pero Señor, confiando en tu inmenso poder y amor, nos entregamos a ti porque tú todo lo puedes, porque tienes poder para sanar y liberar. Gracias Señor por esta enorme familia Minuto de Dios, donde todos como hermanos crecemos y somos transformados por tu amor. Que nadie se crea menos,…

Leer más
Compartir

Cómo ayudar a los niños tímidos

Timidez es la incapacidad parcial del individuo a manifestarse tal y como es, por la simple presencia de otra u otras personas.. ¿Por qué ocurre y cómo debemos tratar la timidez? Tal y como explica Fernando Alberca, experto en educación, máster en neuropsicología y orientador y profesor de la Universidad de Córdoba, cuando se trata de niños o adolescentes, estos no crean problemas en la escuela, porque se dedican con mayor intensidad a la realización de ejercicios en solitario, donde no tienen que participar en grupo o cara a los demás. «Suelen encerrarse en sí mismos y, antes de protestar, prefieren sufrir las molestias de los demás y hacer de víctima. Se dan por vencidos antes de entablar ninguna disputa física»,describe.

Leer más
Compartir

Cada día es una oportunidad más de vivir al Resucitado

Las lecturas de hoy nos hablan de la razón de ser un creyente y es aceptar a Jesús vencedor de la muerte. Nuestra fe debe consistir en aceptar, proclamar y vivir a Jesús resucitado, el centro debe ser la resurrección del Señor. En ocasiones nos gustaría quedarnos en la tristeza, en la nostalgia, en el dolor, en la cruz, pero la finalidad de Jesucristo es que tengamos vida nueva a través de la palabra del Señor y alcanzar por misericordia del Padre, la resurrección. 

Leer más
Compartir

Seamos fieles como la Virgen María

El evangelio de hoy nos invita a ser fieles en todo momento a Dios, así como lo fue María con Jesús acompañandolo en cada momento de su vida, hasta su muerte. Debemos aprender a mantenernos firmes como lo hizo ella en todas las tristezas que se le presentaron en la vida. Debemos asumir con amor todo lo bueno y malo que pase en nuestras vidas, de una forma diferente partiendo desde el plan que Dios tiene para nosotros. Debemos mantenernos firmes ante el Señor en la cruz, anunciando su victoria en ella. Pidámosle a Dios con mucha devoción que nos enseñe a hacer su voluntad, que nos dispongamos a su perfecto amor y bondad.    

Leer más
Compartir

Dios te está llamando ¿Qué esperas?

En el evangelio hoy, Jesús nos invita a preguntarnos ¿Cuál es la postura que tenemos frente a Dios? Jesús a Diario nos muestra el rostro misericordioso de Dios y como Él la vive, expresando la salvación a todos. La misericordia de Dios siempre se desborda hacia nosotros sin límite alguno, sin importar que seamos buenos o malos, la salvación es para todos. Jesús se adentra en nuestras realidades e infunde esperanza y vida en nosotros, Él nos llama constantemente y en nosotros está el responder a su llamado amoroso. No nos llenemos de pretextos para no escuchar a Dios, en vez de esto pidámosle a Dios que nos enseñe a responder a su llamado, según su perfecta y divina voluntad. 

Leer más
Compartir