La relación que se debe tener entre padres e hijos debe estar enmarcada en una experiencia de amor, dialogo, confianza, formación espiritual y moral, garantizando así una buena educación, para que los hijos puedan después enfrentarse ante las dificultades de la vida. El ejemplo de amor y de unidad que se da a los hijos, será lo que determine en gran parte su vida en el futuro. La relación debe ser reciproca por parte de los hijos, honrando y respetando a sus padres. Te invitamos a escuchar esta predica en familia.