Es importante saber orar y pedir a Dios lo que se nos conviene, para esto tenemos el auxilio del Santo Espíritu, que nos ayuda en este proceso de oración y de relación íntima con Dios.