En la realización de esta fiesta de Pentecostés, que es la fiesta de la Iglesia y de cada uno de sus miembros, en esta ocasión se inicia esta oración, con un avivamiento y una alabanza, que le permite al creyente llenarse de su Presencia, para que así pueda darse la obra de Jesús, la sanación y la liberación de todas aquellas cosas que no nos dejan estar abiertos al fuego del Espíritu Santo…

Prepárate para vivir de nuevo esta gran fiesta, este gran momento de renovación. No te pierdas Pentecostés 2018.