Es una certeza que Dios es capaz de hacer acciones poderosas en la vida de los hombres. Quienes creemos en Él, somos testigos que de que su poder no se agota y que a lo largo de la vida nos ha  dado muchas cosas buenas y nos ha llenado de regalos. La vida de un ser querido, compartir con personas que nos aman, tener un trabajo, una casa y un plato de comida en nuestra mesa, todas esas cosas son parte de lo bueno que tiene la vida.

Yo estoy seguro que quienes leen esto, en este momento deben estar pensando en los regalos que Dios ha dado a su vida. Y estoy seguro también que no toca ir muy lejos para darse cuenta que a lo largo de cada una de nuestras historias, Dios ha hecho cosas maravillosas. Basta mirar a los lados para evidenciar que hasta estar vivo es un regalo que Dios nos da todos los días.

Creo que hay por lo menos tres regalos de Dios que tenemos que ser capaces de agradecer todos los días:

  1. La vidatenemos que ser capaces de entender que poder despertar respirando todos los días es un regalo valioso. Seguro que la vida muchas veces está llena de momentos difíciles, pero solamente el poder respirar y el poder levantarnos a dar una pelea contra las dificultades, es una muestra de que el final no está en las cosas malas y que siempre vencerá el mal. Todos los días hay gente que amanece sin vida, o la pierden. Nosotros que la tenemos, debemos dar gracias por ese valioso regalo.

  2. La familia: hay que decir de entrada que no hay familias perfectas, porque no hay seres humanos perfectos. Sin embargo, la familia es un regalo de Dios, y no necesita ser perfecta. Es bueno que entendamos que poder contar con gente que nos ama, poder saber cerca a aquellos que comparten con nosotros la vida y que nos animan cuando todo se pone difícil, es un regalo grande de Dios. La familia nos sirve para recordar que no estamos solos y que estamos siempre llamados a ser mejores ya  dar todo de nosotros por ayudar a los que están cerca.

  3. La fe: poder creer en Jesús y sentirlo cerca es un regalo. Poder saber que no estamos solos, sino que caminamos junto a Él, es el regalo más grande que podemos recibir. Jesús se nos ha dado como un regalo de Dios para que encontremos en Él el amor y una manera de vivir que nos lleve a la felicidad y que nos impulse a ser siempre mejores.

Estoy seguro que hay muchísimos más regalos de Dios en la vida que pueden estar pasando por tu mente. Te motivo a que no los pierdas de vista y a que puedas encontrar en ellos siempre los motivos suficientes para seguir creyendo en Dios.

Además te extendemos la invitación para hoy nuestra Gran Noche de Fe y Regalos, un espacio ideal para encontrarnos con el Dios de la vida y permitir que Él llene nuestra vida de sus maravillosos regalos.

Recuerda que puedes donar tus Minutos de Evangelización a través de minutodedios.fm/minutos. Gracias por ser parte de esta Familia Minuto de Dios #YoEvangelizo