El Padre Gustavo nos recalca la importancia de estar cogidos de la mano de Jesús y dejar que él guíe nuestra vida.