Reflexión del Padre Orlando Castro.