No sé qué respuesta puedas dar ante esta pregunta, pero en muchas ocasiones he escuchado que se sienten como en una jaula, e incluso en algunos momentos me sentía así, atrapado, en mi familia sin poder hacer lo que a mi me gustaba.

En especial muchos jóvenes sienten que su familia es una jaula, por las diferentes reglas y normas que hay en ella, por las exigencias que te pide mamá o papá, o porque deseas tener los permisos que se desean, y que en muchas ocasiones la respuesta es un ‘no’. También se sienten en una jaula, porque aquellos seres queridos están pendientes, de cómo estas, si ya desayunaste, si has llegado bien a tu destino, entre otras cosas, se piensa que, me están vigilando y no me dejan ser libre, no respetan mi espacio.

A la vez, sentir que nuestra familia es una jaula, es por los diferentes problemas y dificultades que se presentan, no solo los hijos se pueden sentir así, mamá o papá, también pueden sentirse en este ambiente, porque ellos también deben cumplir con responsabilidades, en casa en el trabajo, en diferentes actividades. Por todo esto no puedes querer estar atrapado en aquella jaula.
Se puede seguir enumerando diferentes maneras de sentirse en una jaula dentro de nuestra familia, pero diría lo contrario, ‘no’ estamos en una jaula, somos libres. Hoy en día comprendo que las exigencias de mi madre, abuelos, tíos y tías, y simplemente era por una razón, y es por que me aman y quieren lo mejor para mí, me cuidan porque soy importante para ellos.

Las reglas y normas que hay en casa no son para cansarnos, no pretenden robarnos la libertad que tanto anhelamos los jóvenes, es para formarte para que en un futuro comprendas que es lo bueno y lo malo, que es lo correcto, lo que puedes y no hacer.

Tengamos presente que en nuestra familia es aquel lugar donde vamos aprendiendo infinidad de cosas, es en ella, donde aprendemos amar, a vivir, a compartir, donde se viven aquellos buenos momentos, alegrías, anécdotas. Tu familia es el primer lugar donde te reciben si has caído o cometido algún error, es aquel lugar donde te reciben con los brazos abiertos y con una sonrisa de lado a lado, es el lugar donde tienes una taza de café caliente, por ello, te invito a ver a tu familia de manera profunda, con amor y comprensión, porque tu familia No es una jaula, es el lugar en el que te aman sin medida y eres bienvenido siempre.