Identificar la tentación y no caer en ella a ejemplo de Jesús, la cuaresma era el tiempo ideal para identificar cómo el mundo nos presenta la tentación y esforzarnos por librarnos de ella.