Reflexión del Padre Eugenio Hoyos.