Una de reflexión del Padre Juan Rivas