Reflexión del Padre Javier Riveros.