Reflexión del Padre John Mario Montoya.