Primera Lectura del segundo libro de Samuel 7,18-19.24-29)

Después de que Natán habló a David, el rey fue a presentarse ante el Señor y dijo: «¿Quién soy yo, mi Señor, y qué es mi familia para que me hayas hecho llegar hasta aquí? ¡Y, por si fuera poco para ti, mi Señor, has hecho a la casa de tu siervo una promesa para el futuro, mientras existan hombres, mi Señor! Has establecido a tu pueblo, Israel, como pueblo tuyo para siempre, y tú, Señor, eres su Dios. Ahora, pues, Señor Dios, mantén siempre la promesa que has hecho a tu siervo y su familia, cumple tu palabra. Que tu nombre sea siempre famoso. Que digan: “¡El Señor de los ejércitos es Dios de Israel!” Y que la casa de tu siervo David permanezca en tu presencia. Tú, Señor de los ejércitos, Dios de Israel, has hecho a tu siervo esta revelación: “Te edificaré una casa”; por eso tu siervo se ha atrevido a dirigirte esta plegaria. Ahora, mi Señor, tú eres el Dios verdadero, tus palabras son de fiar, y has hecho esta promesa a tu siervo. Dígnate, pues, bendecir la casa de tu siervo, para que esté siempre en tu presencia, ya que tú, mi Señor, lo has dicho: “Sea siempre bendita la casa de tu siervo”».

Palabra de Dios


Salmo Responsorial: Sal 131,1-2.3-5.11.12.13-14

R/. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

Señor, tenle en cuenta a David todos sus afanes: cómo juró al Señor e hizo voto al Fuerte de Jacob.
R/. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

«No entraré bajo el techo de mi casa, no subiré al lecho de mi descanso, no daré sueño a mis ojos, ni reposo a mis párpados, hasta que encuentre un lugar para el Señor, una morada para el Fuerte de Jacob».
R/. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

El Señor ha jurado a David una promesa que no retractara: «A uno de tu linaje pondré sobre tu trono.»
R/. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

«Si tus hijos guardan mi alianza y los mandatos que les enseño, también sus hijos, por siempre, se sentarán sobre tu trono».
R/. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

Porque el Señor ha elegido a Sion, ha deseado vivir en ella: «Esta es mi mansión por siempre, aquí viviré, porque la deseo».
R/. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre


Lectura del santo evangelio según san Marcos (4,21-25)

En aquel tiempo, dijo Jesús a la muchedumbre: «¿Se trae el candil para meterlo debajo de una olla o debajo de la cama?, ¿o más bien para ponerlo en el candelero? Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz. El que tenga oídos para oír, que oiga». Les dijo también: «Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces. Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará con creces hasta lo que tiene».

Palabra del Señor