Reflexión del Padre Raimundo Pérez.