Vida

Se vale echar para atrás

Aunque me tilden de tibio o indeciso, creo firmemente en que es una virtud y una habilidad poder pararse en la mitad del camino por el que estamos andando para decir: me paro aquí, para echar para atrás, para dar un paso a un lado o para pasarme a otro camino. “No progresas” me dijo…

Leer más
Compartir

¡Ey, no te aceleres, bájale 2!

Ojalá yo hubiese tenido a alguien que me lo hubiese dicho cada vez que intenté hacer que las cosas salieran bien. Alguien que con tranquilidad me dijera: ¡Ey, no te aceleres, bájale 2! Porque si algo tengo, y he tenido siempre, es la mala costumbre de vivir acelerado, de pensar que todo tiene que ser…

Leer más
Compartir

Hasta que te abrí la puerta…

Como en la vida de muchos, antes de conocerte, viví momentos de soledad que eran profundamente asfixiantes, representaban un encierro en una habitación sin salidas. Eran como un gran corredor repleto de personas, de momentos placenteros en el que, aun así, me sentía completamente solo. En esas andanzas, algo me llamó, me despertó, me puso…

Leer más
Compartir

En la intimidad con Dios

El tiempo se nos ha quedado tan corto, que parece ya no alcanzar para todo lo que tenemos que hacer. Entre estudiar, trabajar, el hogar, los amigos, y otras prioridades, olvidamos que hay un tiempo que no podemos abandonar, un espacio que necesitamos por nuestra salud espiritual, es la intimidad con Dios. El momento del…

Leer más
Compartir

La señora estaba loca

La señora estaba casi en agonía. La enfermera la miraba con lástima y con pesimismo. El médico entraba cada cuarto de hora a tomarle el pulso, a medirle el ritmo vacilante del corazón. Las hijas, llorosas y elegantes, estaban al lado de la madre. Mientras, los hijos, en el corredor, fumaban en silencio. De un…

Leer más
Compartir

Serendipia

En vacaciones aprendí lo bueno que es tener el espíritu siempre abierto a encontrarse con cosas que no busca. Porque no todas las cosas que encontramos, necesariamente estaban siendo buscadas. Vas por la vida normal, con búsquedas propias, sin desviar la mirada, y ¡pum! De repente aparece algo que te inspira a cambiar la dirección…

Leer más
Compartir