Servir

La señora estaba loca

La señora estaba casi en agonía. La enfermera la miraba con lástima y con pesimismo. El médico entraba cada cuarto de hora a tomarle el pulso, a medirle el ritmo vacilante del corazón. Las hijas, llorosas y elegantes, estaban al lado de la madre. Mientras, los hijos, en el corredor, fumaban en silencio. De un…

Leer más
Compartir

Parábola del brazalete

Ayer me llamó una señora, en la mañana, para decirme que vendría a las tres de tarde a visitarme. Y exactamente a las tres llegó. Entró rápida, un poco nerviosa, apenas sí se le veía la cara. Una cara juvenil y bella. Al entrar, me dijo que cerrara la puerta, y cuando estuvimos solo, se…

Leer más
Compartir

El único Evangelio que muchos podrán leer, será tu vida

De seguro muchos hemos escuchado alguna vez que el mejor evangelio que pueden leer de nosotros, es nuestra propia vida. Y es que esta frase, aparentemente tan común, bien podría ser la clave de los cristianos del hoy. Con ella se podrían escribir innumerables tesis, dictarse muchas charlas y hasta escribirse canciones. Y no es…

Leer más
Compartir

Ser luz del mundo

La noche estaba cálida. Realizaba los últimos retoques de cierre para disponerme a salir, cuando de repente alguien tocó la puerta. Era una joven esbelta con cabello negro y un vestido azul claro, por mi mente pasaron muchas excusas: “Ya es tarde, no puedo”, “Hoy nos fue mal”, etc. Así que, con un gesto le…

Leer más
Compartir