Padre Rafael García Herreros

La melancolía de la vida

A este hombre le a entrado la melancolía de la vida. Sin embargo, no tiene ningún motivo aparente para ello. Ha triunfado en todo, logró una fortuna aceptable. Construyó una buena residencia. Posee un carro, tiene hijos universitarios, lo acompaña su mujer, de edad madura. Goza de una buena renta, adquirió una buena casa de…

Leer más
Compartir

La reunión de los curas

Este obispo no tiene aire monacal. No se parece a ninguno de esos monseñores que se ven pintados en los cuadros de las sacristías, pálidos, ascéticos, serios. Monseñor es sonriente, charlatán. Se burla de todos. Narra cuentos y anécdotas interminables que repite periódicamente. Su conversación es un monólogo increíble. Monseñor despacha todas las mañanas, en…

Leer más
Compartir

En la peluquería

Esta distinguida y amable señora, y desde las ocho de la mañana está aguardando su turno en la peluquería. Viste refinadísimamente, aunque recuerda muy bien, pues tiene muy buena memoria, aquel refrán que dice:”La mona, aunque se vista de seda, mona se queda”. Tiene un cuello largo, pero se disimula con muchos collares. En ese…

Leer más
Compartir

Dios lo hizo Señor

Decía san Pedro, en su primer discurso ante una multitud de judíos que lo escuchaban, después de la resurrección de Jesucristo: Sepa, pues, ciertamente toda la casa de Israel que a este Jesús a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Cristo (Hech 3, 12-15). Antiguamente la palabra “Señor” tenía un sentido profundo…

Leer más
Compartir

Preguntas sin respuestas

Llegamos los tres amigos, un poco silenciosos, al lugar donde solemos ir cuando tenemos motivo de dialogo. Este lugar es un pequeño claustro, cercado por cuatro paredes blanquísimas, que se interrumpen por dos robustos buganviles. Nada turba el silencio del pequeño claustro, que envidiarían unos monjes soñadores de la edad media. Llegamos los tres y…

Leer más
Compartir

La carta

En días pasados, estaba yo entre dormido y despierto, leyendo un viejo libro, a las once de la noche, cuando tocaron la puerta. Me levanté y abrí, era un cartero que me entrego una carta. A la luz de la lámpara de la biblioteca empecé a leer. Tenía la bella letra inconfundible, la letra clara…

Leer más
Compartir

¿Conoce usted al Espíritu Santo?

¿Conoce usted al Espíritu Santo? ¿Conoce esa fuerza infinita y tierna, cercana y penetrante, que es el mismo Dios, que quiere insinuarse en su vida? Él es el Dios infinito, inaccesible. Sin embargo, extrañamente cercano. Él procede del Padre y del Hijo. Él es el prometido, obra divina de Cristo. A eso vino Jesús: a…

Leer más
Compartir

Uno solamente

Esta quinta del barrio residencial no puede ser más bonita ni más refinada. Unos pinos, preciosamente dibujados, destacan su línea elegante, y unas tinajas a la entrada le dan un agradable aire español. Ahí vive un matrimonio solitario… solitario porque solo tuvieron una hija, que actualmente está estudiando en los Estados Unidos, y la casa…

Leer más
Compartir

El beso inconcluso

Esta pareja está estudiando ingeniería en una renombrada universidad de la ciudad. Su primer encuentro fue en los bancos de la facultad, casualmente. Desde entonces trabaron, poco a poco, una gran amistad y descubrieron que los unía una extraña simpatía. Conocieron después que los dos estaban participando en grupos de oración. Esta circunstancia los unió…

Leer más
Compartir