Historias

La cocinera que adoptó a los ancianos: historia de resurrección

El tiempo de Pascua es también el tiempo de leer historias de resurrección en las comunidades como la que sigue a continuación y que nos muestran cómo Jesús Resucitado es nuestra esperanza de un mundo mejor. Es miércoles santo y nos disponemos a realizar, junto con Nidia, una misionera de la Comunidad Asamblea Santa y…

Leer más
Compartir

Uno solamente

Esta quinta del barrio residencial no puede ser más bonita ni más refinada. Unos pinos, preciosamente dibujados, destacan su línea elegante, y unas tinajas a la entrada le dan un agradable aire español. Ahí vive un matrimonio solitario… solitario porque solo tuvieron una hija, que actualmente está estudiando en los Estados Unidos, y la casa…

Leer más
Compartir

En la peluquería

Esta distinguida y amable señora, y desde las ocho de la mañana está aguardando su turno en la peluquería. Viste refinadísimamente, aunque recuerda muy bien, pues tiene muy buena memoria, aquel refrán que dice:”La mona, aunque se vista de seda, mona se queda”. Tiene un cuello largo, pero se disimula con muchos collares. En ese…

Leer más
Compartir

El cuento abrumador

Voy a contarles un cuento futurista, incierto, posible y abrumador. Este cuento entra en lo totalmente inimaginable. Su tema es impensable. Sin embargo, ¡ensayemos! Cuando yo muera, cuando usted muera, cuando mueran sus amigos, cuando mueran los hombres, entraremos a una situación absolutamente inimaginable. Entraremos a formar parte del Cuerpo glorioso de Cristo. ¿Cómo es…

Leer más
Compartir

La sombra del bien y del mal

Voy a narrarles el cuento de una persona que al morir se halló con el paisaje más inesperado e imprevisible. Ella había vivido tranquilamente, había cumplido con todo lo religioso. Iba a los servicios religiosos puntualmente, a veces al templo católico, a veces a la lectura de la Biblia, a veces a la sinagoga. Era…

Leer más
Compartir

La señora estaba loca

La señora estaba casi en agonía. La enfermera la miraba con lástima y con pesimismo. El médico entraba cada cuarto de hora a tomarle el pulso, a medirle el ritmo vacilante del corazón. Las hijas, llorosas y elegantes, estaban al lado de la madre. Mientras, los hijos, en el corredor, fumaban en silencio. De un…

Leer más
Compartir