Continuando con el tema, se había dicho en la primera parte que quien es engendrado por el Espíritu, adquiere una libertad en ese mismo Espíritu de Dios, él comienza a construir en la persona caminos nuevos, la hace nueva de forma integral, esta libertad no permite que nada ni nadie lo pueda confundir ni atrapar en cosas que no vienen de Dios, que quien es engendrado por el Espíritu y guiado por él, busca construir un camino, ese camino es Cristo Jesús.