María es la mujer por excelencia, que permitió que Dios la llamara para servirle siendo la Madre de Jesús y contribuir con la salvación de la humanidad.