La importancia de tener fe en Dios es necesaria para la salvación, la sanación y la santidad. En la palabra de Dios, San Marcos, Capítulo 16 verso 14 dice: “Jesús se les apareció a los once discípulos mientras comían y les echó en cara su falta de fe y dureza de corazón porque no habían creído a los que lo habían visto a Él resucitado de entre los muertos”.