El verdadero ayuno es aquel que se hace desde el corazón. El ayuno es una disciplina espiritual, por la que voluntariamente se renuncia a ciertos alimentos por un tiempo, para liberarse de los apegos y poner el corazón solo en Dios.