El rezo del Santo Rosario, es un saludo a la madre del cielo, a la Virgen María, modelo de fidelidad al padre. María no es cualquier mujer, es la Bienaventurada por llevar en su vientre el salvador del mundo. Así que es imposible amar a su Hijo y despreciar a María, su madre. El Rosario es una oración contemplativa para vivir en la presencia de Jesús.