Reflexión del Padre Gustavo García.