El pontífice asistió este lunes 14 de mayo al encuentro de Diócesis en Roma.

El papa Francisco en el transcurso del evento de Diócesis en Roma, que se realizó en la Basílica de San Juan de Letrán, que es la catedral de la Ciudad Eterna. Comunicó la importancia de centrar y aterrizar a los jóvenes que están perdidos en el mundo de la tecnología “niños virtualizados,” para que puedan disfrutar de una vida real como es tener contacto humano, socializar en persona y el tiempo para estar en familia.

En el evento asistieron obispos, sacerdotes, religiosas y laicos. Ellos, también participaron sobre esta problemática, opinando y preguntando sobre lo importante que es vivir y compartir con las personas que nos rodean. El pontífice, dijo: “son una presa fácil para la alienación”, los jóvenes son vulnerables. Otras personas, expresaron que todas las actividades que se realizan hoy en día; como es el estudio, el trabajo, lo personal; está relacionado con el uso de la tecnología y es muy difícil no acceder a esta herramienta.

El Santo Padre manifiesta que es consciente del manejo de la vida actual, pero pide que aterricen al mundo real y en especial los jóvenes que son el futuro; que existen espacios y momentos para cada de una de las actividades.

En un evento de scholas ocurrentes “es una red de escuelas patrocinada por la Iglesia Católica para promover… Desarrollo de protocolos y rituales para plantarlo en diferentes eventos”. Donde participaron muchos jóvenes de diferentes países de Colombia, Brasil y Argentina. El papa Francisco recuerda: “Cuando llegué hicieron bulla y me acerqué a saludarlos. Pocos daban la mano, la mayoría tenía el teléfono y pedía foto, selfie. Su realidad es esa. Ese es su mundo real, no el contacto humano. Esto es grave. Son jóvenes virtualizados”. 

Por eso, el obispo de Roma resaltó que el propósito es trabajar en equipo para rescatar las raíces y reencontrarnos con el mundo real; por medio de diálogos con los ancianos y viejos que son los más sabios en el mundo.