El papa Francisco cumple cincos años de estar sirviendo a la iglesia y al mundo.

El 13 de marzo del año 2013 en la plaza de San Pedro, Roma. Se conoció el nuevo pontífice “un papa venido del fin del mundo”; frente a miles de fieles el nuevo papa Francisco saludo. Un papa jesuita, el primero en ser elegido de América latina y también el primero en tener nombre proveniente del “pobrecillo de asís”.

Pasaron cinco años de ese día, un tiempo donde lo hemos aprendido conocer, un ser con un espíritu que brinda sonrisas, palabras con un significado valioso y su misión siempre ha estado relacionado con la misericordia.

La trayectoria que ha llevado de ser pontífice, se ha dado a conocer con varios éxitos donde las personas han confiado y entregado su fe a Dios. El primero es la normalización del papado, se convirtió en un servicio más de contacto, normal para la iglesia y el mundo.

El segundo es la activación del programa conciliar, parte de la democracia para activar un modelo constante de conciliación y no volver al régimen imperial.

El tercero, la creación de la misericordia como ley. La invitación está en sentir compasión por el prójimo, a ser más sensibles. El cuarto, es el énfasis de la ecología (laudato sí) todos vivimos en la misma “casa común”, por eso, hay que amarla y sobre todo cuidarla. Y, en el quinto es la reforma de la curia romana. El papa Francisco quiere acabar con el mecanismo de poder y convertir, cambiar el chip a sus integrantes por un modelo más de equidad.

Uno de sus ideales siempre ha estado, en que la iglesia vuelva a tener el enfoque de la evangelización, para lograr la geopolítica vaticana y así empezar la unión, restablecer relaciones y cambiar a un mundo mejor. Donde se vea y se sienta paz, amor, risas y en especial la de los niños.

Por eso, se habla de que es muy difícil encontrarle errores, defectos al papa. Aunque, el mismo pontífice reconoce que los tiene como otro ser humano. Así mismo, no tiene ningún problema en aceptarlos y ofrecer disculpas, perdón por sus errores.

Actualmente, el papa Francisco es reconocido como un servidor, líder capaz de tocar los corazones de un mundo. Por su carisma y moral que lo identifica. Además, ser el orgullo papa y el pontífice más querido, seguido y valorado por los fieles.