Reflexión del Padre Diego Jaramillo.