Para estar en Dios debemos conocerlo y tener una experiencia de Él, y para ello debemos estar llenos de su Espíritu Santo, pues en el Evangelio de san Juan, se resalta que Jesús abandona de sus Discípulos, pero para que continúen con su labor les envía su Espíritu, que también se nos ha sido dado. Te invitamos para que te encuentres en la presencia de Dios en todo momento y en todo lugar siempre confiando en el Padre.